domingo, 22 de enero de 2017

Dimes, diretes y cacahuetes

Pablo, de jarras dentro del invernadero, en un
 momento mindfulness
Este domingo fue jornada de asamblea, así que para saber lo más interesante del día de hoy habrá que esperar a leer el acta. Antes de la reunión, el trabajo en el huerto se centraba (igual que en las últimas jornadas) en la finalización del invernadero, que ya hoy contaba con las cuatro paredes pero sigue necesitando algunos retoques. En la zona de fuera del vallado se estuvieron plantando más espantalobos de los traídos del vivero. Mientras, en el huerto de arriba se colgaron varias ristras de cacahuetes en algunos árboles para que sirvan de alimento a los carboneros, que como son tan buenos acróbatas, podrán comérselos sin problemas aunque estén colocados de esa forma.

La asamblea estuvo muy animada y hubo mucho trasiego de gente. Entre unos que se tuvieron que marchar antes de que finalizase, y otros que se incorporaron algo más tarde, asistieron alrededor de 14 hortelanos. Aunque se trataron algunos temas delicados, el ambiente fue muy distendido y de diversión. Hubo muchas bromas, risas, rumores y también cotilleos. Para finalizarla compartimos unas aceitunas, sándwiches variados (con opción vegetariana), falafel e incluso hubo postre dulce; como siempre, todo acompañado de cerveza y, en esta ocasión, también vino.

Los cacahuetes para los carboneros.

miércoles, 18 de enero de 2017

Plantando espantalobos y próxima asamblea

Aunque el invernadero todavía no está completamente terminado y no ha sido oficialmente inaugurado, ya se han empezado a colocar en él algunas plantas. En concreto se han dejado dos bandejas de plantas muy variadas y una maceta con un sorbus que Elena e Irene fueron a buscar al vivero Alborada este mismo martes. Las plantas han sido elegidas de forma estratégica pensando en distintas zonas del huerto, y en la jornada de hoy ya se han plantado seis espantalobos (Colutea arborescens) junto a las tres feijoas que hay en la cuenca de infiltración del bosque comestible. Así que ahora, además de varias plantas aromáticas, cada feijoa tiene a su lado dos espantalobos. Como todas estas plantas son aún muy pequeñas y quedan muy escondidas con las hojas que se les echa para abonar y proteger, se han colocado piedras rodeándolas para hacerlas más visibles y evitar así que se puedan pisar sin querer.

También hoy estuvo Loli revisando la compostera, retirando las cáscaras de naranjas que había a la vista. Loli ha hecho un llamamiento para que las cáscaras de cítricos no se echen a la compostera. Los restos de naranjas y de limones se están dejando en un cubo negro que hay justo al lado, y luego estos se aprovechan echándolos directamente en las zanjas.

Convocada asamblea para el domingo 22

La próxima asamblea está convocada para este domingo 22 a las 13:00 horas. Será en el propio huerto, a no ser que el tiempo no lo permita, en cuyo caso nos trasladaríamos al local de Espacio B. Como es habitual, se ha creado un documento de texto con el orden del día para que quien quiera tratar algún tema en concreto lo pueda anotar. 
Por los pasillos descubiertos del vivero Alborada, escoltadas por el personal del lugar

martes, 10 de enero de 2017

Mercatrueque más Puchero en Espacio B: próximo domingo 15 de enero

¡Querid@ amig@! ¿Los reyes magos no recibieron tu carta e improvisaron? ¿Te resignaste a renovar tu fondo de armario unas tallas más? ¿Tus criaturas pegaron el estirón de fin de año? ¿Los juguetes okupan tu sofá y los peluches tus camas? ¿Los libros rebosan de las estanterías? ¿Velocípedos con ruedas invaden la terraza y amenazan el salón? 

¡Tráelos este domingo 15 de enero! Puedes intercambiarlos y si no tienes nada pero quieres llevarte algo ¡no importa! dejas la voluntad.

Comenzamos el mercatrueque a las 12:00 y a medio día ya estará humeando un aromático y suculento puchero solidario con nuestros proyectos y con tu paladar. Será en el local de Espacio B (Paseo de Extremadura 256, local 2). Nos encantará que vengas a colaborar.

¡Te esperamos en Espacio B!


domingo, 8 de enero de 2017

Año nuevo en el huerto

El Huerto de Batán ha terminado el año y se ha adentrado en este recién comenzado 2017 con muchas ganas y energía. Mientras que algunos hortelanos no han podido acudir al huerto por las fiestas navideñas, a otros el período vacacional de diciembre y de enero les ha permitido volcarse al máximo en adelantar mucho trabajo, viniendo al huerto incluso varias veces a la semana además de los días de trabajo en común.

En estas últimas jornadas se han plantado muchísimos árboles y arbustos, tantos que es difícil llevar la cuenta de los nombres y de los lugares donde se han colocado. Se han plantado (entre otros) un mirto, un serbal de los cazadores, un elaeagnusvarios avellanos, encinas, un frambueso, un níspero... En la cuenca de inflitración que se había cavado en el bosque comestible se han plantado tres feijoas, y junto a cada una de ellas se han plantado aromáticas como salvia o tomillo. Hoy se estuvieron echando desechos orgánicos y hojas a algunos de los árboles plantados en días anteriores. 

Huerto de Batán - Feijoas
Las tres feijoas 

El arreglillo hecho al talud
A finales de diciembre quedó terminada la construcción que se inició en una zona del talud que se estaba desmoronando por las lluvias. La estructura es tan firme que ha permitido dejar un techo (o suelo, según se mire) lo suficientemente sólido y amplio como para también aprovechar ese espacio para plantar algunas flores; la tierra ya está preparada.

La excavación del cráter, que comenzamos entre todos en diciembre el día del taller postural que impartió Jimi, sigue adelante a un ritmo constante y bastante rápido, teniendo en cuenta lo dura de la tarea por la profundidad que se pretende que tenga el hoyo y porque el área que abarca cada vez se va ampliando más.

Invernadero en construcción

Y ya no queda nada para que el huerto cuente con un invernadero. La semana pasada quedó hecha la estructura metálica, en la jornada de hoy se ha terminado de colocar el techo, así que las plantas se podrán resguardar muy pronto del frío que está haciendo estos días.

Huerto de Batán - Invernadero
El futuro invernadero



domingo, 18 de diciembre de 2016

Winter is coming

Rosa, vestida de rosa, arropando a los physalis.
Este domingo frío y soleado se aprovechó para plantar en los bancales del huerto nuevo algunas habas y sobre todo, muchísimas cebollas, 300 para ser precisos. Teniendo en cuenta que en las jornadas anteriores ya se habían plantado espinacas, lechugas, coles y acelgas rojas, los bancales de esta zona ya están ocupados casi al completo. Víctor también se pasó por el huerto para plantar micelios en una de las zanjas del bosque comestible.

Como ya no queda nada para que llegue el invierno, se les ha puesto a los physalis (tanto a los del huerto viejo como al que hay en el huerto nuevo) unas mantas térmicas por si les sirve de ayuda para aguantar mejor el frío. Quedan todavía sin quitar algunas plantas de pimientos, una de ellas es de guindilla y aunque tiene desde hace varias semanas bastantes guindillas verdes, no parece que ya se vayan a poner rojas...

Como siempre también se estuvieron realizando muchas labores de mantenimiento, algunas habituales y otras no tanto como, por ejemplo, recolocar en la caseta de herramientas el plástico del tejado de la visera, que con el viento de los últimos días se había desprendido. En el huerto de arriba se siguió cavando el cráter, y parte de la tierra que se está retirando ya se está aprovechando para rellenar los pasillos de los bancales.


El physalis del huerto de abajo ya cubierto.